domingo, 27 de marzo de 2011

El duelo.


Intentó alejarse, pero la incomodidad del silencio lo acechaba. Pensó en abandonar todo lo que ya había construido, por el simple hecho de no querer enfrentarse consigo mismo. Todo se resolvió haciendo un pacto con el espejo: Se tratarían como simples conocidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada