martes, 5 de abril de 2011

Origami.


     El alquimista, viendo sus logros recientes, decidió ponerse un reto más grande; convertir el amor en papel.
Utilizando técnicas milenarias que había aprendido en su larga carrera, le echó mano al asunto. Nada parecía funcionar, estuvo a punto de entregarse a la frustración, hasta que por fin lo logró. El resultado: Un retazo de papel blanco que apenas le cabía en la mano.

¿Y ahora qué hago con esto? –Dijo el hombre en voz baja- 

     Lo primero que le vino a la mente fue hacer origami. Unos minutos después, había hecho un cisne de papel.
La conclusión del hombre mientras contemplaba su creación fue:

El amor y el origami son perfectos, en papel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada