viernes, 22 de abril de 2011

Réquiem de una noche.


Miró a los lados. Éste es el lugar perfecto, -pensó-. Afinó su instrumento hasta armonizar de la manera que quería. Comenzó con una tonada en ´Mi menor´ esperando compañía. Otros se le unieron cuando lo pensaron correcto. La noche y el reflejo de la luna eran los directores, las sombras su audiencia. Su concierto progresó hasta un éxtasis que culminaría con la salida del sol. Y así, culminó otra noche en la vida del grillo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada